lunes, 22 de noviembre de 2010

Creatividad es subjetividad

El paso del tiempo me ha otorgado, además de quebraderos de cabeza, experiencia creativa y muchas dudas al respecto. Muchas veces en nuestra oficina repetimos una y otra vez que la creatividad es subjetividad, y más cuando se habla de diseño.

Esta semana nos ha llegado una sugerencia en la que un lector nos comentaba lo mucho que le gustaban las cubiertas vanguardistas de nuestras publicaciones actuales.

La verdad es que hemos evolucionado mucho con respecto a nuestros primeros libros. En nuestros inicios, nos decantamos por los diseños en 3D minimalistas y evidentes, pero con cierta “gracia” y originalidad. Después, pasamos a un estilo cómic, con personajes histriónicos representando la acción principal de la obra, una forma original y poco usual de mostrar unos títulos formativos que empezaban a despuntar en el mercado. Hoy día, la editorial ha madurado y eso se nota en sus cubiertas: las cartas de presentación de nuestros manuales.

Conservamos un diseño homogéneo que facilita la asociación con la marca y cada serie mantiene su propio estilo. Seguimos con el diseño tipográfico que nos ha caracterizado siempre y la alineación horizontal de los elementos que conforman la cubierta, pero hemos reducido la imagen hasta la esencia, sin sobrecargos ni demasiados detalles que confunden al lector, sin obviedades, con un diseño limpio y elegante, como el texto que nos espera desde la primera hoja.

La evolución es evidente y es una prueba de la madurez que hemos alcanzado tras estos años de trabajo. Pero esto no se acaba aquí, seguiremos con nuestro principio de mejora continua ofreciendo los mejores contenidos, pero también una imagen más actual.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Estoy de acuerdo contigo Miss IPE: la subjetividad es inherente a la creatividad, pero dentro de esa subjetividad seguro que muchos estamos de acuerdo en la notable mejora que han experimentado vuestras portadas, la más importante carta de presentación de un libro junto con una buena calidad de contenidos. Estupenda entrada la de hoy!

Miss I.P.E. dijo...

Gracias amigo Anónimo. Sin duda, las cubiertas son la "cara" del libro, lo que primero nos llama la atención, de ahí la importancia de su diseño y su coherencia con la línea editorial.

Hemos tenido una evolución progresiva y homogénea con la imagen de marca. Esperamos seguir en esta línea en el futuro, eso sí, mejorando cada día un poquito más.

Pilar dijo...

Estoy completamente de acuerdo que las portadas son muy identificativas de Ideaspropias Editorial. Lo mejor de todo desde mi punto de vista es que están diseñadas a medida, es decir, que cada manual dispone de su propia ilustración, lo que para mi es una gran ventaja ya que enseguida se asocian a la editorial. Para otros son demasiado infantiles y muestra de lo poco maduros que aun somos. No lo creo y espero que las opiniones vayan por estos derroteros...

Vanessa dijo...

Se nota la notable evolución que han tenido las portadas a lo largo de estos años, donde la imagen principal muestra la esencia del libro, la cúal es primordial para que el lector se sienta motivado hacia su lectura. Dicen que una imagen vale más de mil palabras y yo digo que mil palabras se pueden extraer de una buena imagen. Los gustos cambian con los tiempos, quién nos diría que ya no pondríamos parches cuando se rompián los pantalones, o quién nos diría que dejaríamos de peinarlos a lo afro para dar paso a la keratina... Ideaspropias, siempre mejorando hacia un futuro temiblemente cambiante y siempre acorde a los tiempos que corren.

Miss I.P.E. dijo...

Vanessa, cómo eres y cuánta razón tienes. La verdad es que los tiempos cambian y para muestra, un botón, o mejor dicho, una cubierta, jejejeje.