viernes, 26 de noviembre de 2010

Solidaridad ¿bien entendida?

Viernes, 26 de noviembre de 2010. San Justo.

A menudo recibimos en la editorial solicitudes de colaboración de entidades como ONG´s, bibliotecas, fundaciones, ayuntamientos... Peticiones para todo tipo de proyectos de proyección municipal, nacional e internacional. Nos exponen una iniciativa y nos piden -la mayor parte- que les enviemos libros para dotar de fondos a una biblioteca intermunicipal, para poner en marcha un proyecto de alfabetización o un programa educativo determinado.

Todas y cada una de las solicitudes que recibimos se evalúan y una buena parte de ellas, por no decir todas, reciben nuestro apoyo: cincuenta ejemplares de Didáctica de inglés en educación infantil, cien ejemplares de una selección de nuestros títulos de informática o cualquier otro lote de manuales o e-book que se adecue a las necesidades del proyecto.

Es la primera vez que hablamos de estas colaboraciones solidarias más allá de las puertas de Ideaspropias Editorial y el motivo es un cierto pudor a hacer públicas estas iniciativas. Colaborar con nuestro entorno, sea Vigo, Galicia o cualquier país en el que están presentes nuestros manuales como Colombia, México o Argentina, por ejemplo, es parte de nuestra responsabilidad como empresa y responde a la filosofía de compromiso social de Ideaspropias Editorial. Pero me pregunto y os consulto, ¿hasta qué punto es ético dar a conocer las acciones solidarias de una empresa? ¿si se trata de altruismo, es lícito vender ese altruismo como una parte más del plan de marketing empresarial? ¿Podría entenderse que precisamente se apoyan esos proyectos por intereses que van más allá del compromiso social, es decir, porque son acciones "bien vistas" por la sociedad?

Cuando se produce una catástrofe natural como un terremoto, inundaciones... que asolan regiones enteras algunas grandes multinacionales, estrellas del cine, de la música y del deporte -que al fin y al cabo funcionan como marcas, como verdaderas empresas- copan los grandes titulares de los medios con sus fabulosas donaciones. ¿Resta valor a estas aportaciones el hecho de que sus relaciones públicas, directores de comunicación y publicistas se encarguen de que no pasen desapercibidas? Nosotros, por el momento, vamos a continuar sin hacer de estas colaboraciones solidarias una herramienta de comunicación.

Quiero hacer hoy una mención especial para los docentes. En España, por tradición católica, se dedica el 27 de noviembre (mañana, San José de Calasanz) a honrar el papel de los educadores, aunque en algunos centros se conmemora el 5 de octubre, declarado por la UNESCO como Día Mundial de los Docentes. Cualquiera que sea el día, siempre será bueno dedicar unos minutos a reflexionar sobre el papel de estos profesionales de la formación en el desarrollo de las personas.

Por cierto, tal día como hoy en 1942 se estrenaba en Nueva York la película Casablanca, una de mis favoritas, obra maestra de Michael Curtiz y con los inolvidables Humphrey Bogart e Ingrid Bergman como protagonistas. ¿Quién no ha disfrutado de ella?

¡Buen fin de semana a todos!

2 comentarios:

Lauris dijo...

Personalmente creo que no es necesario hacer "publicidad" de las acciones solidarias que realizan las empresas, tal y como dices es un acto altruista y una manera de aportar algo a una causa en la que crees a nivel particular/ empresa de la forma que nos es más fácil, en este caso como empresa podemos ayudar aportando contenidos formativos, es un grano de arena que seguro ayuda mucho, quizás a nivel particular nos encontramos con más trabas ya que aunque queramos no siempre podemos aportar algo "práctico".

No obstante no podemos olvidar que para las empresas es una publicidad positiva, a los ojos del que compra y elige es mejor una empresa solidaria que la que no lo es, es mejor por ejemplo una empresa con un certificado de calidad que la que lo tiene, igual que es mejor una empresa adaptada a la "responsabilidad social corporativa" que la que no lo está, evidentemente eso lo saben las grandes multinacionales, supongo que habrá muchas empresas, como estoy segura que lo hace IP, que tratan de ayudar por convicción propia y otras que lo hagan movidas unicamente por ese "prestigio social" que supone el ser solidario.

También creo que cuando muchas "estrellas" del panorama público hacen publicidad de este tipo de acciones lo hacen problamente con la intención de concienzar, de que les sigan...en la unión está la fuerza (o eso dicen)...
Interesante tema IP!!

Miss I.P.E. dijo...

Muchas gracias Lauris. Estoy de acuerdo contigo. Interesante reflexión.