lunes, 16 de septiembre de 2013

¿Por qué es importante saber inglés (en hostelería y restauración)?

Esta semana ha sido noticia, y con grandes titulares en medios de comunicación y redes sociales, la importancia de conocer otros idiomas. Y al hilo de la actualidad hoy contamos en el blog con la colaboración especial de un renombrado experto, Daniel Granado Pulido, autor de Ideaspropias Editorial y Primer premio de España Gourmand World Cookbook Award 2013 por nuestro manual de Inglés Profesional para servicios de restauración, que nos relata su opinión sobre la importancia de saber inglés (en hostelería y restauración, pero también en la política).
 
 
Es cierto; nadie es perfecto ni nadie nace sabiendo. Pero siempre está el hecho de poner de nuestra parte para conseguir algo que nos cueste especialmente. En el caso concreto del inglés, parece que eso  los españoles aún no lo tenemos nada asumido.

La importancia del manejo de la lengua inglesa es fundamental y de vital importancia en el mundo laboral que hoy nos toca vivir. Querámoslo o no, nos guste o no, el inglés es la lengua franca de los negocios, de la informática, del progreso… Y si no posees los recursos mínimamente necesarios, hoy en día te quedas fuera del mercado.
 
Esto es aún más cierto en el caso de España, un país que va perdiendo empleos, industrias y negocios a pasos agigantados y que cada vez más vive y se alimenta casi única y exclusivamente del sector servicios, como el turismo y la hostelería. Los detractores de la lengua de Shakespeare siempre opinan sobre las personas de habla inglesa que si son ellas las que vienen a España deben ser ellas las que aprendan español. Estoy de acuerdo, pero sólo y exclusivamente podríamos fanfarronear de esto si España no se sustentara en el turismo como la principal fuente de ingresos nacional; pero, como no es el caso, tenemos que claudicar y “tirar de la lengua inglesa” para “hacerles la pelota”; es decir, "llevarlos al huerto" con su propio idioma  para que se encuentren a gusto, como en casa, como en su país (o mejor incluso que en su casa o su país), con el único objetivo de que sigan eligiendo España como destino turístico y dejándose aquí su dinero.
 
No es menos cierto que no hay más injusticias que en las propias leyes. Y digo esto porque,  en España, para conseguir un Certificado de Profesionalidad de hostelería, por ejemplo, te exigen aprobar el módulo de Inglés profesional para servicios de restauración (libro que tuve el placer de escribir con esta editorial, Ideaspropias): pero para ocupar puestos políticos de gobierno importantes no se exige ni tan siquiera un A1, tal y como hemos podido comprobar últimamente (y no tan últimamente si echamos un repaso y volvemos la vista atrás a lo largo de nuestra historia oyendo hablar “en inglés” a nuestros políticos y gobernantes).
 
 
Como los políticos son los que redactan y aprueban las leyes, es obvio que jamás lo harán porque no les interesa en absoluto, pero deberían crear un Certificado de Profesionalidad para políticos, en el que, por supuesto, tuvieran que aprobar el módulo de Inglés profesional para políticos antes de tener derecho a ocupar su cargo. Deberíamos exigir una ley que obligase a todo aquel que trabajara en política y nos represente como españoles y como país un mínimo de nivel de inglés, para no sentir el ridículo y la vergüenza ajena que sentimos (al menos yo como filólogo inglés) cuando les escuchamos hablar en la lengua anglo-sajona.
 
De momento, y mientras las leyes no cambien, si no eres político, sino que a lo que te dedicas es a la hostelería, no hagas el ridículo en tu trabajo hablando en inglés al igual que hacen ellos y ellas y estúdiate bien nuestro libro Inglés profesional para servicios de restauración, que seguro te valdrá de mucho y te ayudará a que los clientes de habla inglesa a los que atiendas no se avergüencen de tu inglés como el pueblo español se tiene que avergonzar del nivel de inglés de su clase política.

No hay comentarios: