jueves, 24 de octubre de 2013

Ser bibliotecario

Cada 24 de octubre se celebra el Día Internacional de la Biblioteca, con el fin de concienciar a nuestra sociedad de la importancia de la lectura, especialmente entre los niños y jóvenes y para agradecer la extraordinaria labor de los bibliotecarios y bibliotecarias.
Desde Ideaspropias Editorial nos sumamos a las felicitaciones y agradecimiento a estos grandes profesionales por su papel como impulsores de la cultura y la lectura y aprovechamos esta celebración para darles voz.

 
Xoán Manuel Pérez Lijó, bibliotecario en la Biblioteca Municipal del Concello de Ames y secretario de Anabad-Galicia, cuenta a Ideaspropias Editorial qué significa para él ser bibliotecario en la sociedad actual. Desde aquí expresamos a Xoán Manuel nuestro agradecimiento por su colaboración.
 
Que é ser hoxe bibliotecario?
 
Ser bibliotecario hoxe en día é moitas cousas... Algunhas son persoais no sentido de que moitos chegamos aquí por vocación e porque é algo que nos gusta facer e onde nos gusta estar. O mundo da biblioteca ten o seu interese polo contacto cos documentos e co seu contido. Aínda que o de que pasamos o día lendo é un mito, como saberedes as persoas que visitades as bibliotecas. Temos que coñecer os fondos que hai na biblioteca e o seu contido... pero sobre todo temos que saber recuperar a información que conteñen que é a parte máis difícil e a que realmente fai máis interesante este traballo.
 
Pero, ademais dos aspectos persoais, ser bibliotecario ou bibliotecaria ten un componente social que non podemos esquecer. Temos que facer cumprir as recomendacións que os organismos internacionais otorgan ás bibliotecas, e que no caso das bibliotecas públicas son atender as necesidades de información, de formación e de lecer. É aí onde a biblioteca ten que facer o seu traballo: conseguir un equilibrio entre eses tres aspectos. É por iso que a biblioteca non é un almacén de libros. É un lugar onde hai libros e outros materiais orientados a satisfacer esas tres necesidades: 1) Libros informativos, libros de referencia, dicionarios e enciclopedias, guías... 2) Libros de lectura: narrativa, poesía, teatro, música e cine... 3) Actividades relacionadas coa dinamización da lectura: obradoiros, contacontos, exposicións, concertos... tanto para nenos e nenas como para persoas adultas. Todo isto e máis realizamos nas bibliotecas.
 
E por último non podemos esquecer outra parte do labor social que realizan as bibliotecas e que nestes tempos de crise económica é importantísimo resaltar. As bibliotecas son un servizo próximo á cidadanía que ofrece moitos recursos “gratuítos” e que debe orientar o seu funcionamento, e os seus servizos ás necesidades reais da poboación á que atenden. As bibliotecas son un refuxio para persoas con poucos recursos.

Ofrece aqueles documentos que as escolas piden aos nenos (libros de lectura obrigatorios).
Pode axudar ás persoas que se están formando de novo con documentos do seu interese, ás persoas que preparan oposicións con materiais para as mesmas ademais de ofrecer espazos para o estudo.

Ofrece contacto entre os usuarios e o entorno: información sobre ofertas e bolsas de emprego, sobre cursos formativos, orientación sobre servizos...
 
Por último a biblioteca é un ben social, cultural e educativo que se debe potenciar xa que presta uns servizos democráticos, é dicir abertos a toda a cidadanía sen ningún tipo de discriminación. E que, en tempos de crise, debería ver reforzados os seus recursos e servizos para atender as necesidades da poboación. Esta é a parte real do que significa ser bibliotecario hoxe en día: ser capaz de, con poucos recursos, atender as necesidades da cidadanía. E na maior parte dos casos este servizo estase dando con poucos recursos pero cunha gran vontade, esforzo e imaxinación das persoas que traballamos nas bibliotecas.
 
¿Qué es hoy ser bibliotecario?
 
Ser bibliotecario hoy en día supone muchas cosas... Algunas son personales en el sentido de que muchos llegamos aquí por vocación y porque es algo que nos gusta hacer y donde nos gusta estar. El mundo de la biblioteca es interesante por el contacto con los documentos y con su contenido. Aunque la idea de que nos pasamos el día leyendo es un mito, como sabréis las personas que visitáis las bibliotecas. Tenemos que conocer los fondos de los que dispone la biblioteca y su contenido... pero sobre todo tenemos que saber recuperar la información que contienen y que es la parte más difícil y la que realmente hace más interesante este trabajo.
 
Pero, además de los aspectos personales, ser bibliotecario o bibliotecaria tiene un componente social que no podemos olvidar. Tenemos que hacer cumplir las recomendaciones que los organismos internacionales otorgan a las bibliotecas, y que en el caso de las bibliotecas públicas son atender las necesidades de información, de formación y de ocio. Es ahí donde la biblioteca tiene que hacer su trabajo: conseguir un equilibrio entre estos tres aspectos. Es por ello que la biblioteca no es un almacén de libros. Es un lugar donde hay libros y otros materiales orientados a satisfacer estas tres necesidades: 1/ Libros informativos, libros de referencia, diccionarios y enciclopedias, guías... 2/ Libros de lectura: narrativa, poesía, teatro, música y cine... 3/ Actividades relacionadas con la dinamización de la lectura: talleres, cuentacuentos, exposiciones, conciertos... tanto para niños y niñas como para personas adultas. Todo esto y más lo hacemos en las bibliotecas.
 
Y por último no podemos olvidar otra parte de la labor social que realizan las bibliotecas y que en estos tiempos de crisis económica es importantísimo destacar. Las bibliotecas son un servicio próximo al ciudadano que ofrece muchos recursos "gratuitos" y que debe orientar su funcionamiento y sus servicios a las necesidades reales de la población que atienden. Las bibliotecas son un refugio para personas con pocos recursos. Ofrece aquellos documentos que las escuelas piden a los niños (libros de lectura obligatorios). Puede ayudar a las personas que se están formando de nuevo con documentos de su interés, a las personas que preparan oposiciones con materiales para esas oposiciones además de ofrecer espacios para el estudio. Ofrece contacto entre los usuarios y el entorno: información sobre ofertas y becas de empleo, sobre cursos formativos, orientación sobre servicios...
 
Por último la biblioteca es un buen social, cultural y educativo que se debe potenciar ya que presta unos servicios democráticos, es decir abiertos a toda la ciudadanía sin ningún tipo de discriminación. Y que, en tiempos de crisis, debería ver reforzados sus recursos y servicios para atender las necesidades de la población. Este es la parte real de lo que significa ser bibliotecario hoy en día: ser capaz de, con pocos recursos, atender las necesidades de la ciudadanía. Y en la mayor parte de los casos este servicio se está ofreciendo con pocos recursos pero con una gran voluntad, esfuerzo e imaginación de las personas que trabajamos en las bibliotecas.

3 comentarios:

anabadgalicia dijo...

Muchas gracias por haceros eco de este día de celebración y difundir las bibliotecas y sus profesionales.

Pilar dijo...

Como diría Felipe, el amigo de Mafalda (y no el príncipe o el expresidente del gobierno), ¿No sería maravilloso el mundo si las bibliotecas fueran más importantes que los bancos?

Miss IPE dijo...

¡Gracias a vosotros por vuestra colaboración!