viernes, 7 de marzo de 2014

El olor a librería

Como buena apasionada de los libros para mí supone un auténtico placer entrar en una librería. Ese olor tan particular a papel recién impreso, esa reminiscencia olfativa del encolado, pasar esas hojas que de nuevas que están, cortan… Todas esas sensaciones me encantan. Pero lo más importante, por supuesto, son los libros. Ver las novedades perfectamente colocadas en sus mesas, tener la oportunidad de buscar algún título “añejo” entre las estanterías y la delicia de encontrarlo ahí, escondido. Poesía, novela, cuentos infantiles, manuales técnicos, diccionarios, libros de cocina, idiomas… todos tienen cabida en la librería. Y no podemos olvidarnos de la figura del librero o librera. En mi caso particular, las librerías a las que soy asidua están gestionadas, atendidas y mimadas por libreras que te ayudan, aconsejan y asesoran siempre con una sonrisa y con las que con cada visita ya tienes ganas de volver.

Esta declaración de amor a la librería y al olor del libro en papel no es excluyente. También soy fan del libro digital que, por su funcionalidad y facilidades, unido a las rigideces del reloj, a mi pesar ha reducido un poco las visitas a las librerías, pero sin duda nunca hará olvidarme de ellas.¡Feliz fin de semana!

Librería Lello e Irmao (Oporto)

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Reconozco todo lo que dices. Me encanta visitar una librería y encontrar algún tesoro en forma de libro.

Anónimo dijo...

Cuantas veces hemos ido a una librería con la intención de buscar un ejemplar en concreto y hemos acabado inspeccionando embobados cada estantería, cogiendo libros, leyendo sus contraportadas y refrenando el sentimiento de que necesitábamos llevarnos a toda costa aquel libro que jamás hubiéramos ido a buscar.

Miss IPE dijo...

Muchas gracias por vuestros comentarios.