lunes, 27 de abril de 2015

Entrevista a Juancho Pons, nuevo presidente de CEGAL

¡Buenos días! Comienzo la semana compartiendo con vosotros la entrevista del último boletín de noticias digital. En este número se ha entrevistado a Juancho Pons, presidente de la Confederación Española de Gremios y Asociaciones de Libreros (CEGAL) desde el pasado mes de marzo. En esta extensa entrevista ha contado todo acerca de su nuevo cargo, sus objetivos y retos, y su opinión acerca de los temas más actuales del sector editorial, entre otras muchas cosas. Para los que no habéis consultado aún el boletín de noticias digital, os dejo a continuación la entrevista al completo. ¡Espero que la disfrutéis tanto como lo he hecho yo!


Juancho Pons (Zaragoza, 1973), hijo y nieto de libreros y libreras y formado en Administración y Dirección de Empresas, es desde hace pocas semanas el nuevo presidente de la Confederación Española de Gremios y Asociaciones de Libreros (CEGAL). Desde muy niño tuvo claro qué quería hacer con su futuro profesional: continuar con la tradición familiar. Y así ha sido. Actualmente trabajan en la Librería Pons nueve personas, incluyendo a Juancho y a su cuñado Javier Olsé, algunos de ellos con más de 30 años de experiencia en la empresa, y la meta con la que trabajan a diario es la de convertirse en un referente en el servicio académico a bibliotecas y departamentos universitarios, archivos y demás profesionales de la información.
La vinculación de Juancho Pons -que viaja a la Feria del Libro de Frankfurt desde hace 25 años- con las organizaciones de representación de las librerías comenzó hace unos 15 años como delegado de CEGAL para la Federación Europea de Libreros. Posteriormente entró en el Comité Ejecutivo y llegó a ser vicepresidente del organismo internacional durante la presidencia de John McNamee, gran librero irlandés fallecido este pasado mes de enero. Asimismo, fue miembro del comité ejecutivo de la Federación Internacional de Libreros durante varios años.
Hace poco más de un año entró a formar parte de la junta directiva de CEGAL y el mes pasado fue elegido como nuevopresidente, con un equipo integrado por once personas en el que destaca la presencia de la librera zaragozana Eva Cosculluela, de Los Portadores de Sueños, como vicepresidenta.
Para empezar, cuéntenos cómo comenzó en el mundo de la librería y cuál ha sido su trayectoria en la profesión de librero.
Mis abuelos, Paco y Argeme, fundaron la librería Pons en 1951 y luego la continuaron mis padres, Paco y Rosa María, por lo que no sé si estaba predestinado o condenado. Nunca me forzaron -de hecho mi hermana no trabaja en la librería- pero siempre me gustó, desde niño. Al acabar en el colegio estuve ese verano asumiendo pequeñas tareas básicas para ir aprendiendo todos los puestos y durante los tres años de la universidad también lo compaginé, hasta donde podía. En 1994, una vez acabé los estudios, pasé tres meses en Estados Unidos, en una empresa dedicada al anticuario de revistas para ver el otro lado de este negocio y para terminar de mejorar el inglés, y ya a la vuelta, en septiembre de ese mismo año, me incorporé a jornada completa.
¿Cuál sería su definición ideal de librería?
Una librería ideal es la que consigue que sus clientes vuelvan constantemente en busca de consejo, por el buen servicio, el trato amable y la profesionalidad de las personas que le atienden ahí, sea infantil, juvenil, general, especializada, académica o de viejo. Todas las librerías deberían tener, en mi opinión, esos valores.
Tras desempeñar el cargo de tesorero, acaba de asumir la presidencia de los libreros (23 de marzo), ¿con qué objetivos afronta esta etapa al frente de la junta directiva de CEGAL?
El principal objetivo es continuar el excelente trabajo que han realizado Pilar Gallego, la anterior presidenta, y Juan Miguel Salvador, secretario en esa misma junta. Ellos eran el alma del grupo en el que estábamos trabajando hasta ahora y el único motivo por el que me atreví a dar el paso adelante cuando ellos pidieron nueva gente.
Queremos luchar por el mantenimiento del precio fijo en España, la defensa del IVA superreducido para los libros –4 %- evitando cualquier subida que nos colocaría en una situación mucho más complicada de la actual, trabajar para que los índices de lectura puedan subir en España, logrando que las librerías de CEGAL sigan siendo el referente para la compra de libros en España y buscar fórmulas para conseguir que las ventas de libros en España –sobre todas en las librerías de CEGAL– mejoren y se acerquen a lo que en otros países Europeos tienen. Me niego a admitir como un dogma que en España se lee poco y que no hay nada que hacer.
¿Qué supone para usted desde el punto de vista personal y profesional asumir la presidencia de CEGAL?
Personalmente es, a la vez, un reto y un enorme esfuerzo, pues llevo muchos años colaborando en CEGAL y con frecuencia me decían que algún día me tocaría asumir el primer plano. El esfuerzo es que, además de intentar dedicar todo el tiempo posible a CEGAL, tengo que seguir dirigiendo una librería, trabajando muchísimas horas y tengo una familia, con un niño pequeño que está demandando que su padre siga pasando el mayor número de horas con él, con un libro en la mano, montando las vías del tren o con sus muñecos. Y esto ni puedo ni lo quiero descuidar.
Profesionalmente, tengo que conseguir que cuando acabe mi mandato, las librerías estén mejor que ahora, que los proyectos tecnológicos sigan adelante y que las cuentas estén un poco más saneadas en CEGAL y, si es posible, en las librerías.
¿Cuáles serán las principales líneas de trabajo de la nueva junta directiva?
Queremos conseguir que los proyectos tecnológicos que la anterior junta desarrolló puedan dar por fin sus frutos. Es posible que esta nueva junta recoja los resultados del trabajo de Pilar Gallego y Juan Miguel Salvador –algo que no podremos agradecer lo suficiente– y tenemos que consolidar otros proyectos como Club Kirico, Zona Cómic, el Premio Librero Cultural y demás áreas donde las librerías están dando batalla, como los libros de texto y la lucha contra la piratería.
Llamaremos a las puertas de todas las administraciones y esperamos poder contar con una CEGAL más profesionalizada en su trabajo diario.
Tenemos una junta directiva más joven, con gente que viene de Las Palmas, Ibiza, Bilbao, Manresa, Valencia, Madrid, Burgos, Valverde del Camino, en Huelva, y Zaragoza, con librerías muy variadas y con muchas ideas para trabajar.
¿Cuáles son las principales fortalezas y cuáles las mayores debilidades de las librerías en la actualidad?
Las librerías de CEGAL, en la actualidad, tienen una gran fortaleza: a pesar de todos los problemas que han surgido, siguen siendo el principal punto de compra de libros en España, con diferencia sobre grandes almacenes o clubes de lectura y grandes gigantes de la venta on-line. Tenemos el conocimiento del libro, tenemos la experiencia y la confianza del lector, solo tenemos que conseguir más lectores y que todas las prácticas del sector sean buenas. Hemos creado un área en la nueva junta directiva llamada buenas prácticas, porque somos optimistas y no queremos hablar de malas prácticas salvo cuando sea imprescindible. La mayor debilidad es la piratería, que está afectando a muchísimas librerías de CEGAL y parece que ni la Administración ni el resto del sector están tan preocupados como lo estamos los libreros. Además, queremos que los ciudadanos descubran que, además de un gran placer, la lectura es la mejor manera de formarse y desarrollarse intelectual y humanamente.
Recientemente CEGAL ha publicado el informe Observatorio de la Librería 2014, en el que se alude, entre otros datos, a que el año pasado se cerraron 962 librerías en España, ¿a qué factores atribuyen estos alarmantes datos?
Había muchas librerías que aguantaban como podían, más por vocación que por negocio. Muchas habían reducido su personal a los dueños y poco más, pues muchas eran empresas familiares. Lamentablemente, algunas de ellas no han podido más y han tenido que cerrar, en muchas ocasiones también debido a que muchas editoriales de libros de texto tienen unas prácticas muy cuestionables que sólo buscan el beneficio momentáneo aunque pueda poner en peligro todo el sector. Se van abriendo nuevas –menos y más pequeñas– pero esto hace que muchas poblaciones pequeñas y medianas o algunos barrios de grandes ciudades se queden sin oferta librera, y personalmente creo que esto es un drama. Un libro debería ser un bien de primera necesidad.
El Congreso aprobó hace unos meses, a propuesta de Izquierda Plural, un paquete de medidas en defensa de las librerías y los libreros, ¿se han materializado en iniciativas concretas que contribuyan a un futuro mejor para el colectivo librero?
La aprobación de la iniciativa del diputado Chesús Yuste fue muy interesante. Estamos ahí, al menos somos citados. Para que pudiera ser aprobada, la propuesta fue un poco descafeinada, pero nos consta que el ministerio está receptivo y quiere hablar. Para empezar, no es poco, aunque estaremos vigilantes y seremos insistentes, pues este año hay elecciones para casi todo. Al fin y al cabo, no solo yo como presidente, la vicepresidenta, Eva Cosculluela, también es aragonesa y la fama de tenaces no viene en balde.
¿Qué papel desempeña, en su opinión, la formación de los libreros en el futuro del sector?
En España no hay apenas estudios para formar libreros. Los hubo en el pasado, pero no los hay ahora salvo algunas iniciativas en Catalunya y unos cursos muy concretos en alguna universidad. CEGAL realiza algunos cursos, como por ejemplo, para el Club Kirico, pero tenemos que seguir dándole un par de vueltas a este tema para mejorar la formación de libreros. Por mis contactos con libreros de otros países de Europa como representante de CEGAL ante la Federación Europea e Internacional de Libreros, me gustaría poder ofrecer en algún momento una estancia de formación en otros países trabajando en librerías, siempre y cuando nuestros libreros sean capaces de hablar más idiomas, y espero que estas nuevas generaciones lo hagan.
Las librerías están tradicionalmente ligadas al libro en papel, aunque cada vez hay más opciones para la comercialización del formato digital, ¿de qué forma se están adaptando a los cambios que ha introducido el e-book en los hábitos de compra y consumo de libros?
En CEGAL hemos hecho algunas pruebas con e-books, pero creemos que la piratería no deja que este mercado se desarrolle como debería hacerlo. Tenemos que mejorar porque los libreros no debemos distinguir –en mi opinión– el formato, y el ataque que está sufriendo este nuevo formato con la piratería puede hacer peligrar el e-book e, incluso, el libro en papel.
¿Considera que se logrará más pronto que tarde equiparar el IVA del libro digital al de los libros en papel?
En varios países, como Francia, Alemania e Italia, los gobiernos están pidiendo a la Comisión Europea que permita la rebaja del IVA digital al del libro en papel, pero en España, el gobierno actual no se ha pronunciado. Nuestro interlocutor es generalmente el Ministerio de Cultura, pero esto lo decide el Ministerio de Hacienda y no parece por la labor. A mí lo que me da miedo es que hagan un intermedio subiendo el IVA de los libros en papel al 10 % y lo igualen ahí. En ese caso, los libreros estaremos en contra de cualquier medida en esa línea, sería un absurdo, bajaría la recaudación, se vendería menos, se aumentaría y favorecería la piratería y se atacaría a todo un sector que tiene un músculo importante. Sería interesante hacer una estadística sobre cuánto IVA y cuántos impuestos se recaudan de la industria del libro, más de uno se quedaría sorprendido.
¿Qué suponen desde el punto de vista de la competencia plataformas como Amazon?
En un mercado con el precio fijo, como es el español, no debería haber tanto problema, pues el cliente va a pagar lo mismo, pero para eso tenemos que hacer la pedagogía ante nuestros clientes, y hacerles ver que las librerías pagamos muchos impuestos en España, en nuestras comunidades autónomas y en nuestras ciudades, que damos trabajo a muchos miles de personas, mientras que Amazon no hace casi nada de esto. En varios países, como en Francia y el Reino Unido, la ciudadanía se está concienciando de que el beneficio de sus compras ha de ir a la mejora de la ciudadanía y no a las arcas del gobierno de Luxemburgo.
¿Cómo están funcionando las ferias del libro? ¿De qué forma contribuyen a la difusión y a incentivar el hábito de compra y consumo de libros?
Las ferias del libro son vitales, no sólo en casos como la de Madrid o el Día del Libro en Barcelona o Zaragoza, que tienen muchísimo nombre y resultados económicos, sino también las de poblaciones menores, pues ponen al alcance de los ciudadanos muchos libros y suponen un gran esfuerzo para las librerías, que no pueden cerrar sus locales esos días y tienen que doblarse, por lo que me gustaría pedirles a los ciudadanos que no olviden pasear por su feria del libro, porque verán el interés que tienen esos libros y podrán, en algunos casos, llevarse un ejemplar firmado de su autor favorito. Además, no debemos olvidar que para algunas librerías las feria del libro y las campañas de Navidad son muy importantes para su supervivencia, pues el resto de los meses a veces son mucho más duros. Salimos a la calle durante todo el año en estas ferias y por eso queremos celebrar casi a finales del año en el Día de las Librerías una serie de actos que, de alguna forma, haga que nuestros clientes nos devuelvan la visita.
¿Cómo está funcionando CEGAL en red?
Estamos mejorando, queremos conseguir un mayor número de librerías que aporten su stock actualizado para conseguir que los datos de ventas sean más reales y que podamos ofrecer a nuestros clientes siempre una librería de CEGAL muy cerca de su casa con el libro que están buscando. En estos tres años que tenemos por delante esperamos poder avanzar mucho con Cegal en Red y que se convierta –por qué no– en una plataforma de venta para las librerías de CEGAL, a través de su “hermano” www.todostuslibros.com.
CEGAL tiene presencia en redes sociales, ¿qué papel desempeñan estos canales en la estrategia de comunicación de la Confederación?
Están muy bien, nos dan visibilidad y podemos reforzar la idea de marca de librería de CEGAL, que no es una librería cualquiera. Las mejores están en CEGAL y aspiramos a que todas las librerías que quieran vengan a CEGAL, bien sea entrando en sus gremios locales o fundándolos donde no los hay. Los libreros recomiendan es otro de los esfuerzos que desde CEGAL se está haciendo porque los libreros tenemos la posibilidad de recomendar así los libros que de verdad creemos que nos gustan y que hay que leer, y también otras propuestas como el Club Kirico y Zona Cómic nos permiten mejorar la comunicación de esta forma, pero aún tenemos mucho por hacer.

No hay comentarios: