miércoles, 27 de julio de 2016

Entrevistamos a Carlos Coira, de la Librería Trama, única en Galicia con el reconocimiento Sello de Calidad de Librerías

El Comité de Certificación del Sello de Calidad de Librerías del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte ha otorgado nuevos Sellos de Calidad de Librerías a seis establecimientos que han demostrado cumplir con los rigurosos estándares de calidad establecidos por este programa. De las librerías que han obtenido el Sello de Calidad de Librerías, tres pertenecen a la Comunidad Autónoma de Madrid, y otras tres a Andalucía, País Vasco y Galicia. 

La librería Trama (Lugo) es la única en Galicia que ha obtenido este reconocimiento desde la puesta en marcha del distintivo en noviembre de 2015. Carlos Coira, uno de sus propietarios, nos relata cómo ha sido el proceso y qué ha supuesto obtener el Sello.


-¿Por qué decidieron solicitar el Sello de Calidad de Librerías?
En realidad un amigo nos envió un enlace sobre el Sello de Calidad y leyendo en qué consistía pensamos que quizá nosotros entrábamos dentro de esos parámetros de calidad. Nos pusimos a averiguar como se podía solicitar y lo hicimos. La razón no fue otra que la de conseguir un sello que nos pudiese ayudar en el futuro y que nos obligue a hacer un trabajo de autoevaluación, que siempre ayuda.

-¿Cómo ha sido el proceso?
El proceso comienza con la realización de una autoevaluación a través de la página web www.libreriasdecalidad.com que una vez realizado te indica si la librería cumple los requisitos mínimos para la obtención del Sello. Una vez realizado hay que darse de alta para la realización de una auditoría que llevará a cabo un auditor independiente. En ese momento hay una parte documental que permite demostrar y justifican los requisitos exigidos, y una auditoría presencial en la librería.Para esta parte hay que preparar bastante documentación pero también es cierto que te ayuda a ser más consciente e incluso a mejorar ciertos procesos del trabajo en la  librería. Una vez que se acaba la auditoría toca esperar a que se reúna la comisión que decide sobre la concesión de los Sellos de Calidad y si pasas ese “examen” .


 -¿Qué ha supuesto para ustedes obtener este reconocimiento?
De momento este reconocimiento ha sido una muy buena experiencia sobre todo porque la gente se lo ha tomado como un premio y hemos recibido infinidad de felicitaciones. Se produce una corriente de alegría entre nuestros amigos y clientes que siempre ayuda. Otro hecho curioso es la gran repercusión que ha tenido en los medios de comunicación y en las redes sociales, y quizás se deba a que es el primer Sello que se otorga en Galicia.

-En 2017 la Librería Trama cumple 20 años, ¿qué balance hacen?
El balance es bueno y hasta da un poco de vértigo decir que ya llevamos tanto tiempo. La librería ha ido creciendo poco a poco y con una buena base, sin prisa pero sin pausa. Cuando empezamos éramos dos personas y ahora estamos cuatro y aunque se pasa por momentos complicados al final seguimos haciendo lo que nos gusta.

A este aniversario llegamos en un momento muy difícil porque la crisis afecta y mucho. A nosotros nos toca seguir trabajando y desde nuestro rincón intentar que el mundo sea un poco más justo; seguir siendo un comercio de barrio abierto al mundo y que pueda mantenerse como un espacio plural e independiente.

Desde luego algo haremos para celebrar esos 20 años que se cumplirán el 24 de mayo de 2017.



-¿Cuáles han sido para ustedes los cambios y novedades que ha experimentado el sector que han influido más en el funcionamiento de las librerías en estas dos décadas?

El mayor cambio desde luego ha sido tecnológico. Las nuevas herramientas de gestión  y de información de la cadena del libro permiten optimizar procesos que antes eran muy complicados. Además el acceso a la información es amplísimo e inmediato. Hoy en día se puede localizar libros de cualquier parte del mundo en un momento.

También es cierto que el acceso a esa información y las nuevas formas de comercio dan a los clientes la posibilidad de prescindir de la librería tradicional. Este hecho hace más importante aún la atención al cliente, la calidad del servicio y la capacidad de recomendación. Las librerías deben convertirse en lugares donde la actividad vaya más allá del mero hecho de compra-venta de libros.

Otro de los cambios es la aparición de las redes sociales que abren un nuevo escaparate que es necesario cuidar, mantener y saber utilizar para mantener la comunicación con el público.

De todas maneras, aunque los cambios en estas dos décadas han sido muchos, la esencia de la librería sigue siendo la misma.