lunes, 24 de octubre de 2016

Día Internacional de la Biblioteca: entrevistamos a María de las Moras, bibliotecaria en la Universidad de Alcalá

Con motivo del #Día #Internacional de la #Biblioteca charlamos con María de las Moras Hervella, bibliotecaria en la Biblioteca de Farmacia de la Universidad de Alcalá.

-¿Cuál es su función en la biblioteca de la Universidad de Alcalá?
Para alguien que desconozca el trabajo que se lleva a cabo en una biblioteca, es probable que al pensar en un bibliotecario le imagine en su mesa de trabajo, detrás de un ordenador, catalogando entre montañas de libros. Y sí, es cierto, ésta es una de las tareas que realizamos, junto con otras muchas relacionadas con la gestión de la colección. Pero curiosamente, en mi caso, las funciones a las que más atención dedico son las de información bibliográfica y formación de usuarios. A los estudiantes les formamos en cuestiones básicas relacionadas con los servicios de la biblioteca, conocer y localizar las bibliografías que les recomiendan los profesores, buscar y localizar libros y artículos tanto en papel como en formato electrónico. Pero también en otras más avanzadas, como buscar información de calidad en las bases de datos para la realización de trabajos académicos, así como el uso ético de la información y la elaboración de bibliografías utilizando gestores bibliográficos, que son herramientas que ayudan a la realización de forma automática de la lista de referencias bibliográficas.

Por otro lado, me considero una persona activa y participativa y por ello me gusta formar parte de los  diversos grupos de trabajo en los que se desarrollan nuevos proyectos en la Biblioteca. Un ejemplo de ello es el Blog DeCine en el que, además de dar a conocer las películas y los libros sobre cine que tenemos en nuestra colección, pretendemos que ocio y aprendizaje se unan a través del cine. En cada una de las entradas de las películas hemos elaborado distintos enlaces que permiten saber en qué biblioteca está la película, leer el libro en el que está basada o leer la biografía o los estudios críticos que pueda haber sobre el personaje o la película.

-¿Qué es lo que más valora de su trabajo?
El poder trabajar con nuevas tecnologías y el estar en contacto con los usuarios. Aunque el trabajo bibliotecario pueda parecer rutinario, en mi caso no es así. Cada día me encuentro algo nuevo y diferente. La puerta de mi despacho está siempre abierta a cualquier usuario que necesite realizar consultas relacionadas con los servicios de la biblioteca y con la información bibliográfica y es este contacto con los usuarios lo que me resulta más gratificante de mi trabajo. Por ejemplo, cuando enseño a los estudiantes a realizar una bibliografía utilizando gestores bibliográficos me encanta ver su cara de sorpresa cuando descubren la rapidez de estas herramientas a la hora de realizar algo que resulta tan tedioso si se elabora manualmente.

-¿Cuáles son las particularidades de una biblioteca universitaria?
La particularidad de la biblioteca universitaria es la de tener que dar servicio a usuarios con distintas necesidades como puedan ser las de los alumnos, de primer o segundo ciclo, como las del personal docente e investigador o las del personal de administración y servicios. Necesidades relacionadas con el aprendizaje, la docencia, la investigación y aquellas relativas a la gestión de la propia universidad.

La biblioteca universitaria ya no es sólo un lugar donde sentarse a leer o estudiar, se ha convertido en un espacio digital y virtual en donde la presencia del ordenador es imprescindible para acceder a los recursos.

-¿Cree que debería cambiar de alguna forma el papel de las bibliotecas con los cambios que han provocado las nuevas tecnologías?

Sí, efectivamente, y es algo que ya está ocurriendo. De hecho, en el entorno universitario las bibliotecas han cambiado su nombre por el de CRAI, siglas de Centro de Recursos para el Aprendizaje y la Investigación. El nuevo modelo que se pretende seguir implica un cambio sustancial en la manera en la que las bibliotecas han trabajado durante décadas. La aplicación de las tecnologías y el Espacio Europeo de Educación Superior han forzado a las universidades a dar respuesta a nuevas demandas que exigían modernos espacios diversificados, como salas de trabajo en grupo, nuevo equipamiento tecnológico, nuevos servicios y apoyo profesional especializado en el uso de la información. En esta línea, hace ya un par de años que la Universidad de Alcalá inauguró el CRAI situado en el Edificio Cisneros, en pleno centro de la ciudad de Alcalá de Henares. Un edificio histórico que se ha rehabilitado en 5 plantas con más de 1.200 puestos de lectura abierto 24/7, 365 días al año y dotado de espacios modernos y funcionales y con todo tipo de tecnología.

-¿Qué importancia otorga a la formación continua del personal de bibliotecas?
La Universidad de Alcalá cuenta con un plan de formación anual para mejorar las competencias profesionales de todo su personal incluido el personal de biblioteca. Creo que es importante que la biblioteca cuente con perfiles profesionales especializados y bien formados en las nuevas tecnologías y en ese sentido se han organizado cursos relacionados con la web 2.0, la web móvil, nuevos servicios bibliotecarios de apoyo a la investigación, Open Access, etc.

Además, los bibliotecarios solemos asistir regularmente a jornadas y congresos que se organizan a nivel nacional relacionados con el mundo bibliotecario y esta es una buena ocasión para contactar con otros colegas y conocer proyectos que se desarrollan en otras bibliotecas universitarias.

-¿Algún proyecto no realizado de la biblioteca que le gustaría que se cumpliese?
Durante muchos años se ha hablado de un proyecto de realización de un CRAI en el Campus externo de la Universidad de Alcalá, que aglutine las Bibliotecas de Medicina y Ciencias de la Salud, Farmacia y Ciencias. Poder participar y llevar a cabo un proyecto de esas características sería un gran reto y una experiencia emocionante.

-¿Cómo sería su biblioteca perfecta?

Como un espacio abierto, acogedor, moderno y dinámico, en el que las nuevas tecnologías faciliten el acceso a la información y donde el usuario pueda encontrarse plenamente integrado y cómodo en ese entorno, sabiendo cómo encontrar y manejar la información y teniendo como referente al bibliotecario para conseguirlo y de esta forma llegar a ser autosuficiente.

Muchas gracias.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Realmente interesante esta entrevista en la que te das cuenta de la amplitud de cometidos de una biblioteca adaptada a las nuevas tecnologías. Algunas de sus funciones deberían integrarse en las enseñanzas escolares.