martes, 17 de enero de 2017

Los martes teleformación: los alumnos en la teleformación


LOS ALUMNOS EN LA TELEFORMACIÓN

Después de un merecidísimo descanso navideño y sin olvidar mi particular deseo porque empecemos este año nuevo cargados de fascinantes proyectos formativos, volvemos a la carga con nuestra sección, esta vez dedicándonos a los alumnos de la teleformación.

Los alumnos son agentes imprescindibles para que suceda la formación pues sin ellos el contexto formativo carece de sentido. En la teleformación, además, debemos tener en cuenta que cada alumno constituye su propio entorno de aprendizaje, relacionándose con la herramienta virtual, con sus tutores y compañeros de un modo concreto, personal e individual.


Como entidades acreditadas para impartir certificados de profesionalidad en la modalidad de teleformación, debemos prestar especial atención a los alumnos, concretamente en lo referido a:

-Calidad en la difusión de la oferta formativa
Como entidades acreditadas, tenemos por delante una ardua labor de alfabetización en teleformación y es que, necesariamente se debe aportar mayor transparencia, información y publicidad a esta formación. Los alumnos son nuestros clientes y, difícilmente consumirán nuestro producto si desconocen sus propiedades y características concretas. 

Si hablamos de teleformación, parece sensato pensar que la publicidad y difusión de la misma es más coherente con medios electrónicos y virtuales que con medios publicitarios tradicionales como la papelería...

Os invito a reflexionar y a analizar la difusión de vuestra oferta formativa en esta modalidad, puesto que mi experiencia reciente me dice que, cada vez que veo publicado un curso debo llamar a la entidad para completar la información, como por ejemplo la referida al precio. Los tutores no suelen ni mencionarse y no hay ningún vídeo o presentación que me muestre el entorno de aprendizaje ofertado (la plataforma).

Si pretendemos impartir en la modalidad de teleformación, debemos ser coherentes con esta modalidad y apoyarla y soportarla lo máximo posible en su medio natural, el online. Asimismo, las entidades acreditadas deben trabajar para ofrecer una imagen de profesionalidad y transparencia en este contexto virtual.

-Preparación para la teleformación
En la mayoría de los casos, los alumnos no están preparados para el entorno virtual de aprendizaje, bien porque no disponen de toda la información que les haga valorar el producto, bien porque sufren carencias a nivel informático.

La preparación de los alumnos es vital para el aprovechamiento de la teleformación, así como para percibir todas sus cualidades y, por supuesto, para explotar sus recursos. ¿Habéis pensado en ello?

Se me ocurren recursos como:
-Tutoriales.
-Vídeos píldora.
-Post en medios digitales.
-…
Cuanta más información proporcionemos a los alumnos, más preparados estarán para afrontar el reto y más motivados se mostrarán durante todo el proceso formativo.

Si yo me comprase un transbordador espacial no sabría qué hacer con él, más allá de entrar, salir, sentarme y abrir puertas y ventanas. ¿Creéis que es esta su utilidad? ¿en serio?

-Selección de alumnos participantes
La selección de alumnos es la primera tarea que debemos abordar previo a la programación y planificación de una acción formativa, aunque la realidad en la mayor parte de las ocasiones, nos llevará a realizar estas selecciones a posteriori.

En la documentación técnica aportada para vuestra acreditación se describe extensamente el proceso de selección de alumnos participantes y, es responsabilidad de cada entidad, ajustarse a dicho procedimiento. En cualquier caso, siempre se deben respetar:

-Realización de la prueba de alfabetización informática.
-Cumplimiento de requisitos mínimos de acceso al certificado de profesionalidad.
-Motivación y seguimiento de alumnos participantes.

El seguimiento de los alumnos es el elemento diferenciador por excelencia, aquel donde cada entidad puede aportar su profesionalidad, su experiencia y aquellas características que quiere trasladar a sus alumnos y clientes. No obstante, habitualmente las entidades acreditadas están tan absortas en el cumplimiento de plazos de comunicación, autorizaciones, … que olvidan este elemento crucial que hará que, con las mismas herramientas y contenidos, cada experiencia de aprendizaje sea completamente diferente a otra.

Dicho lo anterior, como entidades acreditadas en teleformación debemos asumir las tareas de alfabetización como un paso necesario para que sume adeptos y, al mismo tiempo debemos pensar en los alumnos individualmente, en sus necesidades y expectativas de aprendizaje.

No hay comentarios: